Concierto: ESTÉVEZ, “Vienen a por mí”, viernes 23 de junio

SALA LA EXPOSITIVA
C/ Cárcel alta 7
(junto Plaza Nueva)
Granada

Viernes 23 de junio 2017
Música: ESTÉVEZ "Vienen a por mí"

Mati Balboa, voz principal y coros
Raúl Bernal, Hammond, piano eléctrico y sintetizadores
José López-Montes, piano, metalófono y sintetizadores
Pablo García, batería y percusión. Dani Gominsky, bajo, ukelele bajo y coros
Chema Mercado, guitarra eléctrica y coros
Chesco Ruiz, guitarra eléctrica, guitarra acústica, lap steel, saxofón y coros.

A las 21.30h
entrada: 10€ (incluye consumición)
aforo limitado a 80 personas

Viernes 23 de junio 2017
Música: ESTÉVEZ “Vienen a por mí”

Mati Balboa, voz principal y coros
Raúl Bernal, Hammond, piano eléctrico y sintetizadores
José López-Montes, piano, metalófono y sintetizadores
Pablo García, batería y percusión. Dani Gominsky, bajo, ukelele bajo y coros
Chema Mercado, guitarra eléctrica y coros
Chesco Ruiz, guitarra eléctrica, guitarra acústica, lap steel, saxofón y coros.

A las 21.30h
entrada: 10€ (incluye consumición)
aforo limitado a 80 personas

compra aquí tus entradas online para este concierto

ESTÉVEZ_vienen a por mi JUNIO 2017Vienen a por mí’, ilusionismo pop al detalle (texto Luis Arronte)
Para hacer un gran disco de pop hacen falta mucho más que recursos o capacidades, y a dicha misión ayuda estar de vuelta de todo. Estévez, banda liderada por Daniel
Díaz ‘Gominsky’ y Mati Balboa, acaban de lanzar al mundo el mejor trabajo que han hecho en sus vidas hasta la fecha, y no es poca afirmación ésta, al referirnos a dos músicos que tienen un currículum desarrollado en la ciudad de la música independiente que ya muchos quisieran. Pregunten por ellos en los bares de Granada. O por sus compañeros de viaje en esta aventura.

‘Vienen a por mí’ es una completa colección de temas de pop armonizado, repleto de detalles, giros inesperados y versos encantadores. Es el esperado segundo disco de Estévez, después de editar el revelador ‘El suelo muy atrás’ de 2013. Ahora publican a través de Cabaña, un sello discográfico sin ánimo de lucro fundado por ellos mismos junto a otros amigos de Granada. La amistad también juega un papel fundamental en este álbum y se nota en cada compás.

En cada canción hay una sorpresa. La forma en que el estribillo florece en la canción que da título al disco, el clarinete de Alonso Díaz en ‘Que sea contigo’, los juegos de órgano Hammond y guitarra eléctrica en ‘De entre los muertos’, la inesperada y analgésica explosión cósmica de ‘Inerte’, la hermosa simplicidad de las melodías de ‘Ciega pequeña’, la elegancia sonriente de ‘No hice nada’… Este proyecto ha evolucionado hacia una mayor diversidad y profundidad, con unos juegos corales que posicionan desde ya a Mati como una de las grandes sorpresas vocales del año.

Cada detalle es infinitamente importante. El disco se concibió desde el principio como una obra compleja que merecía todo el tiempo y cariño posibles. Se ha grabado entre julio y septiembre de 2015 en distintas sesiones en hasta seis estudios distintos, profesionales y caseros, de Granada, Benalúa y Málaga, con el apoyo de una gran familia de compañeros músicos de distintos estilos. Hay saxofones, e-bow, lap steel y hasta cubos de basura golpeados y escondidos en distintos resquicios de las canciones, sin dejar ni una grieta.

Las referencias a los años 60 siguen estando claras, pero en el collage estilístico de Estévez se manifiestan ahora sonidos americanos, pop moderno, experimentación setentera… Por eso, cuando el círculo cercano a esta pareja ha escuchado el disco en primicia, ha citado a Belle & Sebastian, Stereolab, Beach Boys, pero también a Tortoise, a los Beatles, The Grateful Dead, Los Pekenikes, Lone Star, Scott Walker, Canned Heat, y un etcétera que no podríamos detener sin concluir que el amor incondicional por la música, la ilusión por hacer realidad las ideas y la más absoluta falta de complejos son cuestiones muy a tener en cuenta antes de poner la aguja sobre el primer surco de ‘Vienen a por mí’.

 

 

 

 

Escribe un comentario